Si eres caraqueño seguro has subido el Ávila muchas veces pero estamos seguros que hay cosas de ellas que no sabes, como sus leyendas. Si quieres conocer más de esta montaña tan importante para los caraqueños te invitamos a leer este artículo.

Y es que todo caraqueño siente una tranquilidad enorme al levantar la mirada y ver el imponente Cerro El Ávila arropar nuestra ciudad.

Su imponente verde nos acompaña desde cualquier lugar de la capital y es muy extraño cuando se está en otra metrópolis que no cuenta con un guardián enorme y silencioso.

Leyendas del Ávila

1. La Leyenda Indígena

Según los indígenas venezolanos, en tiempos antiguos no existía la montaña, es decir, antes todo era plano en donde se podía ver hasta el mar.

Cuenta la historia que un día las tribus ofendieron a la gran Diosa del mar y los Dioses lanzarán su ira sobre el pueblo aborigen del Valle de Caracas como castigo a sus rebeliones, violaciones e irreverencias a los espíritus que habitaban en los ríos, bosques y montañas.

Los Chamanes se reunieron para conjurar el castigo, pero no lograban detener lo que habían profetizado los ancianos de las tribus. Fue entonces cuando de pronto un estruendoso sonido se habría paso y una gran ola que pensaban venia del mar, como un sobrenatural golpe mortal arrasaba con piedras, árboles y animales, presagiando la extinción de toda vida sobre la tierra

Fue tanto su clamor y el llanto arrepentido de este pueblo que se levantó una gran ola, la más alta que se había visto. Toda la gente se arrodilló e imploró perdón de todo corazón a la Diosa y justo cuando iba a descender la ola sobre ellos, se convirtió en la gran montaña que hoy existe.

Luego apareció el Sol y un Arco iris surcó todo el valle. Todos voltearon hacia el cerro reverenciando su imponente silueta gritando, -¡Waraira-Repano!, ¡Waraira- Repano!- y es por esta razón el Cerro El Ávila como lo llamaban los Españoles o Warairarepano como lo llamaban nuestros ancestros, cambia de colores con el paso del Sol, como lo hace el mar.

La Diosa se había apiadado y había perdonado a la tribu.

Conoce más Parque Nacional El Ávila o Waraira Repano

2. Las 7 Mulas o Los Tesoros de Boquerón

En la época de la Colonia, un arriero fue contratado por los españoles para transportar oro. El hombre agarró siete mulas para la carga y cuando iba por Caraballeda fue asesinado por unos ladrones que escondieron el tesoro.

Los habitantes cercanos aseguran que el oro aún puede seguir allí en alguna parte de la montaña.

3. La Virgen del Picacho

Se cuenta que en la gran piedra del Picacho se puede ver la imagen de la virgen tallada de forma natural y con el resplandor del sol se distingue el manto azul que la cubre.

La leyenda dice que un cura de La Guaira mandó a cortar la piedra donde se ve la virgen para colocarla en su iglesia y la cubrió hasta que llegó el día de su ceremonia. Al quedar descubierta, la piedra estaba lisa sin ninguna figura, pero en el Picacho la imagen volvió a aparecer.

 4. ¿El Ávila es un Volcán?

El más común es que El Ávila es un volcán inactivo que en ocasiones desprende columnas de humo o una especie de ceniza que se observa en la costa como Macuta.

Los estudios geológicos descartaron esta hipótesis por la formación que tienen los volcanes.

5. Avistamientos de Ovnis

Otra leyenda muy común, es el avistamiento de ovnis según relatos de muchas personas. También se cree que es por las características que tiene las montañas comunes con otros países que se registran avistamientos.

6. Espíritus del Hotel Humboldt

Muchas personas a lo largo de los años dicen haber sentido la presencia de espíritus dentro del hotel, así como apariciones. Se cree que como el Hotel Humboldt y el Teleférico tuvo múltiples accidentes, allí quedaron algunas almas.

7. La Amante del general

Existe una leyenda, en especial los antiguos trabajadores del hotel, que un día Marcos Pérez Jiménez fue al hotel con una de sus amantes. Ellos se quedaron en la habitación principal y la esposa del Pérez Jiménez se enteró y fue inmediatamente al hotel.

Cuando llegó los empleados avisaron rápidamente al general sobre su esposa y la amante se escondió en el balcón de la habitación, no obstante la esposa de Pérez Jiménez la vió y comenzaron a pelear.

Se dice que en la pelea, la amante accidentalmente cayó y murió.

8. La Cabina fantasma del tramo del Litoral

En 2003 uno de los pobladores de San José de Galipán observó algo diferente cerca de la estación Loma de Caballo. El sujeto se dio cuenta que era una cabina de 24 personas (antiguas cabinas del sistema) guindada en una guaya que para el día anterior no estaba ahí.

9. El Doctor Knoche de El Ávila

El sector Canoche debe su nombre al doctor Gottfried Knoche, el médico alemán que construyó en El Ávila una casa (convertido en Mausoleo) en donde embalsamaba.  Esto lo realizaba con una fórmula química secreta.

Luego de la muerte de Knoche y acompañantes, la casa quedó saqueada por buscadores de tesoros y estudiantes de medicinas que intentaban descubrir el secreto de la fórmula embalsamadora.

Uno de ellos jura que quiso aserrar un hueso y la segueta se partió. Algunas momias fueron robadas, y otras enterradas por órdenes del Ministerio de Sanidad en 1959.

10. La Hacienda en El Ávila

La Hacienda es un lugar reconocido en Galipán, cuyas ruinas totalmente abandonadas y a la interperie fueron el asiento de una hacienda colonial. Allí se trillaba el café sembrado en los alrededores, estaba listo para tostarlo y era transportado en bestias.

Una de las leyendas es la de un perro que defendió al dueño ante el ataque de un tigre, matándolo. Luego el perro murió por las heridas que el tigre le había propinado.

Otra leyenda narra que los habitantes de La Hacienda enterraban a sus muertos en los terrenos cercanos. Razón, por lo que era frecuente escuchar que las ánimas rondaran por la zona.

11. La Leyenda de la Doble Cruz

Esta leyenda fue dada a conocer por el anciano Gregorio Mejías a Pedro Jaml. Dice que cerca de la carretera se puede observar en lo alto de un cerro, una cruz de madera. Al preguntar el origen de esta cruz, contestó el campesino que él la había puesto así muchos antes para espantar al “bicho”, refiriéndose a una aparición sobrenatural que en ciertas noches volaba sobre los techos de las casas.

Desde la colina hay un testimonio de esta leyenda, cuando el espanto tomó la figura de un burro.

12. El Peñón del diablo

Muchos años atrás, de noche, se escuchaban los cantos de un hombre alrededor del peñón. Pero cuando alguien se asomaba para intentar descubrir quién los entonaba no se veía a nadie. Allí comenzó a rumorearse que el diablo es el que cantaba y se le nombro como el Peñón del Diablo.

Ésto no le gustó a los monjes y misioneros. Motivados promovieron cambiarle el nombre a “El Peñón de la Virgen”. Por lo cual se celebró una bendición de una estatuilla de la virgen la cual fue llevada en procesión. Finalmente, fue colocada por uno de los pobladores en la piedra, con la vista hacia el mar.

Aún así se escucha a muchos de los pobladores y visitantes llamarlo el Peñón del Diablo.

¿Quieres saber más de Leyendas y Mitos Venezolanos? Ya vendremos con más ediciones, mientras te invitamos a leer 54 Cosas que no sabías de Caracas

31 comentarios en «12 Leyendas sobre El Ávila»

  • Rafael Rodríguez

    Hola soy de Caracas y el Ávila representa un templo natural donde muchos buscamos sentirnos bien no había oído algunas de estas leyendas puedo decir que el hotel está casi siempre entre una neblina o nubes y se puede sentir como la zona del hotel tiene algo fantasmal por eso creo no es habitable puedo contar algo que me paso en el año 2000 estaba acampando en el picacho de galipan llegó una pareja de Caracas compartí co ellos unas horas luego bajaron esa noche llovió al amanecer subió el hombre sólo y me preguntaba por la mujer que la perdió bajando que pasó toda la noche en la camioneta estaba desesperado yo me sentí intrigado y confuso ya yo estaba listo para bajar así que bajamos juntos al llegar al pueblo se fue a buscar a la Guardia Nacional pasaron algunas horas y resultó que la mujer se escondió dentro del hotel y contó que se quedó dormida como sin tener noción de nada.

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Wao Rafael, así como tu relato habrá muchos. En algunas expediciones unos chicos de protección civil nos dijeron que no gritáramos ni habláramos con groserías (mejor dicho maldecir) mientras subíamos la montaña, pues era tan sabia que se haría sentir. Que por eso hay muchos accidentes… Esperamos que te haya gustado la compilación de Leyenda, vamos a ver si conseguimos algunas de Caracas. ¡Saludos!

      Responder
  • max

    me gustaron las leyendas

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      ¡Gracias! Te invitamos a seguir navegando por nuestra web. Un abrazo

      Responder
  • Maggy

    Buenas noches, ciertamente el Ávila es un lugar maravilloso, pero sinceramente hay tramos y caminos que dan cierto temor por la oscuridad que ocasionan los árboles frondosos, las quebradas que están escondidas y a oscuras, por último no se a quien más le ha sucedido, pero a veces cuando uno está trotando solo en la ruta que va hacia el PGP Chacaíto uno percibe la sensación de que alguien está trotando o caminando detrás de uno y al voltear no se ve absolutamente nada. Es muy extraño, pero me ha pasado

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Hola Maggy, es así. Lamentablemente muchos lugares se han vuelto muy peligrosos y el hampa ha tomado estos espacios verdes para hacer de las suyas. Quien sabe que pasa en Quebrada Chacaíto, recuerda que en el ávila hay muchos mitos y leyendas.

      Responder
  • Tepuko

    Un amigo una vez me contó como una vez bajando del Avila se le había hecho de noche, y que por unos minutos estuvo un tanto preocupado preocupado si alguien lo podía robar, algún animal lo atacaría o tal vez llegar a tropezarse en la oscuridad (No tenia linterna, solo un teléfono sencillo).

    De repente, vio a un hombre joven con una lampara eléctrica en su mano derecha, de esas con diseño a las antiguas de kerosen, le hizo una señal en un claro donde, le pregunto: ¿que haces aquí por estas horas?-A lo que le respondía que se le había hecho tarde, y un tanto desconfiado le pregunto lo mismo, ¿yo? Yo trabajo aquí le contesto, me encargo que los visitantes respeten las instalaciones del parque el Avila.
    ¿Entonces sabrás el camino para bajar? Claro que si le dijo.
    EL hombre todo el liderazgo y guío a mi amigo hasta un campamento que estaba mas abajo, al girarse para agradecerle, que creen, había desaparecido.

    Esta historia, es una anécdota que me contó en el 2010, y el la llamo “El fantasma del guía amable” Que original ¿No?

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Cómo nos hiciste reír jajaja nos encantó este nombre del fantasma, vamos a tener que hacer un libro de experiencias. En nuestro caso no hemos vivido un caso así en el Ávila, pero sabemos que hay muchos mitos y leyendas, además “de que vuelan vuelan” y el relato de tu amigo es una prueba. Menos mal fue para ayudarlo y no para otra cosa… Gracias por dejar tu comentario (L)

      Responder
  • Juan Paz

    saludos, quería saber alguno ha oido de la aparición de una caravana fantasma a quienes acampan en el fortin de El Salto, tres personas bien serias me contaron haber sido protagonistas de ese episodio, los tres venian juntos y experimentaron lo mismo, no pudieron ver nada pero oyeron una caravana acercandose en medio de la niebla, pero no pudieron ver nada, de hecho hasta olieron un fuerte olor a estiercol de caballo, oyeron los cascos, el relincho y jadeo de muchos caballos, y hasta ruidos metalicos pasos con botas de espuelas y yelmos

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Que locura jaja dejamos tu comentario a ver si alguien le ha pasado lo mismo. Gracias por leernos y participar

      Responder
  • Aziri

    Yo trabajé en el Humboldt recientemente en el Hotel y vi muchas cosas en plena remodelación, detrás donde está el mar se ven Ovnis que pasan de noche, un avión jamas se desplazaría tan rápido como lo he visto de noche, de hecho una parte del mar muchas veces muy nublado aparecían luces rosadas en el mar estacionadas como un gran buque o como si fuera una base naval y lleve un día binoculares y no había barcos ni nada en el mar, pues las luces se veían era debajo del agua casualmente siempre atracan dos buques en esa zona, y esa noche no había nada. En el hotel he visto el fantasma de la amante de Perez Jimenez, se ve la silueta mirando en la ventana de un piso 8, que sale de blanco, y he visto un niño rubio vestido de ropa blanca shores cortos en el lado de lo que llaman la discoteca con pista Giratoria Le Voite creo que se llama, así como un señor de traje azul gordo alto rubio. Se sienten por momentos cosas, y se ven muchas cosas allá pero créanme es otro mundo, el aire frío e inaguantable, muchos misterios, la gente se pierde repentinamente pues hay muchos portales mágicos en El Avila. Inigualable el paisaje y sus colores en la alborada.

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Genial que nos cuentes tu experiencia, seguro son cosas que no olvidarás y que siempre tendrás la duda de que eran esas cosas que sentías en ese momento.
      Gracias por comentar y visitarnos.
      Un abrazo

      Responder
    • Travis

      El niño que describes, ¿lo viste como si fuera en blanco y negro? Llegué a ver un pequeño de 7 años o menos. Short, medias largas, blanco. Eso fue hace unos 7 años, yo estaba trabajando en el hotel.

      Responder
  • Milton Abreu

    Magníficas historias. Pero El Avila no es solo Galipan y el Hotel Humbolt; también lo es, por ejemplo: El Camino de los Españoles, Sanchorquiz, los helados de Cielo, Las Canoas, etc. Etc. Saludos

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Hola Milton, gracias por escribirnos. Si claro, sólo que no conseguimos alguna leyenda conocida por esas zonas, vamos a seguir buscando. Estos son los cuentos más conocidos
      Un abrazp

      Responder
  • lenin

    Saludos! Alguien ha escuchado la anécdota de la alemana? Una señora que aparece en el tramo del banquito – No te apures – La silla. Una señora de tes blanca; clinejas q aparece en ese tramo.

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      ¡Qué! Nooo jajaj no he ido al banquito, me falta conocer. Voy a buscar esa historia para agregarla. Gracias por escribirnos Lenin

      Responder
  • Rogelio Gonzalez

    No podemos obviar a la novia fantasma de la carretera vieja.Otra historia que he escuchado,es que en algún lugar del Ávila hay una esfinge de un gato negro,al que algunos adeptos recurren y según habla.Como anécdotas,tuve la oportunidad de ir a la Estación del ferrocarril Caracas La Guaira en “Zig Zag” y pude sentir una especie de tumulto de personas,también fue curioso,que las siguientes veces que iba,encontraba casas que no estaban antes.Cierto día bajando solo por la Carretera vieja Caracas la Guaira,ví en la distancia ruinas de una vieja hacienda y me fui adentrando,observando ruinas de una vieja hacienda y un molino,vista la hora,porque estaba anocheciendo,decidí retirarme para volver luego temprano y poder observar más detenidamente. Dias después,volví al lugar y no encontré nada. Con respecto a las cuevas de Boqueron,estoy tras la pista y se que pronto tendré informaciones de esas cuevas.

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Rogelio estás en todas jajaja ¿Cómo se llega a las ruinas del ferrocarril? Pronto haremos una edición de leyendas en Venezuela, investigaremos e incluiremos estas. Es que de por sí en el Ávila hay muchos cuentos.
      Gracias por escribirnos

      Responder
  • Jjgarcia

    Por el viejo camino de los españoles , existe un relato que le a pasado a varios lugareños donde la figura fantasmal de una mujer vestida de blanco que no se le ven los pies. Asusta literalmente a los hombres y le grita espeluznantemente dejándolo aturdido en el sector de las canoas

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      ¡Susto! Me imagino que sería la leyenda de la sayona o un derivado.
      Gracias por dejarnos tu comentario
      Un abrazo

      Responder
  • Silverio torrealba

    Hola a todos la segunda vez que subí el avila por la julia a la altura de Edén por donde esta un riachuelo alli justo alli sentí que venia alguien . cuando se acercó vi que era un señor como de 57 a 60 años. Lo estraño esque estaba vestido como de los años 50 y un bolso antiguo lo mire y el me ignoro completamente.entro en un camino
    Donde yo ya abia inspeccionado y abia un árbol caido atravesado.intente seguirlo pero alli desapareció. Me parecio muy extraño y seguí buscando pero nada es como si ubiera salido de un portal y entrar en otro

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Hola Silverio, wow que loco lo que viviste. Seguro es algo que nunca olvidarás en tu vida.
      Saludos

      Responder
  • Christian Urbina

    Todos los días subo a Colinas de Bello Monte, a un parque pequeño donde se ve TODA el Avila, me pongo a meditar y paso un par de horas en calma ahí observando la montaña por horas, como si tuviera algo que ver, que fijarme bien.

    Hace 1 semana, estando en el parque, observando en calma pero con detenimiento El Avila, sentí una vibración en mi cuerpo, como una eferbesencia, una intuición me hizo mirar con más detenimiento la montaña y pude observar pequeños “orbes” círculos de luz que subían y bajaban del Ávila desafiando las leyes de la física. Pense que eran mis ojos, así que parpadeé varias veces para caer en cuenta y para mi sorpresa…continué viendo más, moviendose como si recorrieran la montaña. Seguí sin creérmelo y decidí distraerme. 10 minutos más tarde volví a sentir la misma sensación de “llamado” de la montaña y al mirar, volví a ver otros círculos de luz recorriendo la montaña, durante el día, es una luz blanca muy clara y parpadeante con un hoyo transparente en su interior, se ven por toda la montaña si se observa con detenimiento, parece mentira, pero se han fotografiado estos círculos en montañas, ríos, zonas de abundante vida y vegetación. Precisamente donde suceden muchas cosas “inexplicables”.

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Así han dicho varios, no sólo en Caracas sino en otras parte del país.

      Responder
  • Pingback: El Hotel Humboldt: la joya arquitectónica en El Ávila – Por Una Venezuela Posible

  • Carlos

    Hoy nos pasó algo a mi pareja y a mí en Quebrada Chacaíto. Entramos por el camino donde los carros recogen agua, a la altura de La Castellana, y avanzamos hacia uno de los pocitos. La preocupación inicial -por el temor a un asalto- dio paso a la calma cuando vimos subir varios grupos de personas; por eso nos bañamos tranquilos hasta que el agua se puso turbia. Suponíamos que había gente más arriba y esperamos que el agua se aclarara de nuevo para darnos el último baño. Mi pareja se sumergió en el agua y de pronto se volteó, con cara de espanto, y se acercó a mí. Me contó que una voz de hombre le dijo al oído izquierdo “mira para allá”. Después de eso acordamos marcharnos, pero ponernos los zapatos un poco más hacia abajo (las esclusas). Ella me dijo “parece que el tiempo se hubiese detenido”, porque todo quedó paralizado: sin sonidos, sin movimiento de las hojas. Decidida, ella dijo “vámonos ya”. Cuando bajábamos por la quebrada hacia la Cota Mil nos cruzamos con cuatro muchachos, y era tal su actitud, que nos apartamos para darles paso. ¿Nos protegió esa voz de una sorpresa desagradable? ¿Nos hizo salir de un momento de peligro? ¿Se detuvo el tiempo realmente?

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Wow que curioso, a veces hay señales y pasan algo para protegernos. Muchos han contado que alguien les dice algo en el ávila y luego esa persona no está

      Responder
  • Carlos

    Gracias por recopilar estas historias y hacerlas públicas. Realmente es algo asombroso lo que vivimos.

    Responder
  • Marelys duarte

    En el camino de los españoles se ven muchos espantos por qué ellos solían guardar el dinero enterrado antes no existia bancos enterraban el dinero y lo encomendaban a sus muertos enterrados ahí x eso es fantasmal

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      Ah esto no lo sabíamos. Interesante. Gracias por escribirnos

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *