José Gregorio Hernández es recordado en la cultura venezolana como un hombre santo y milagroso; pero, también como un médico visionario y prodigioso. Hoy conoceremos parte de sus historia y las razones del por qué es tan reconocido en Venezuela y la importancia que tiene para la fe y la religión católica del país.

Inicios de José Gregorio Hernández

Nació el 26 de octubre de 1864 en Isnotú, que es una pequeña localidad del Estado Trujillo. Siendo el primero de seis hermanos, hijo de Benigno María Hernández Manzaneda y Josefa Antonia Cisneros Mansilla, de ascendencia colombiana y canaria, respectivamente .

José Gregorio fue criado en un hogar fervientemente cristiano y de fe católica. Por esta razón, la devoción por la Iglesia estuvo presente en su vida desde los primeros años. A sus 13 años, le dijo a su padre que quería ir a Caracas a estudiar derecho, pero su papá le sugirió que estudiara medicina. Esta fue la carrera que aceptó y donde encontró su vocación.

Terminó el bachillerato en filosofía, obteniendo las más altas calificaciones y finalmente se mudó a Caracas a los 17 años. Es así como en llega a la UCV en el año 1881 para estudiar medicina.

En la Universidad Central de Venezuela presentó su tesis “La doctrina de Laennec y La Fiebre Tifoidea en Caracas”, ambos relacionados con enfermedades bacterianas, campo en el cual centró su profesión médica.

Después de terminar la carrera de medicina en Venezuela, se traslada a su tierra natal para hacer medicina rural, donde recibe la noticia de que fue becado para cursar en París, estudios de Microscopía, Bacteriología, Histología y Fisiología Experimental.

Es aquí donde perfecciona algunas técnicas científicas, y de esta manera pudiera ayudar a que Venezuela se modernizara en el área médica. Se conoce que para 1889 se encontraba estudiando en el laboratorio de histología de Mathias Duval en esta ciudad.

Los aportes de José Gregorio Hernández en Venezuela

Una de las primeras cosas que debemos destacar es que José Gregorio Hernández fue el responsable de traer los implementos necesarios para que el laboratorio en Venezuela pudiese funcionar.

Fue a través de su laboratorio, dónde pudo enseñar a otros científicos y médicos venezolanos las técnicas modernas del momento. También, pudo ayudar a la investigación y posterior explicación de las enfermedades más comunes de la época.

Según algunas fuentes consultadas, en la creencia popular se piensa que fue el que introdujo el primer microscopio a Venezuela. Sin embargo, este fue traído al país, por Pehr Lofler, un botánico Sueco, en 1753. Sin embargo, Venezuela no poseía esta tecnología de manera habitual, hasta que José Gregorio presentó cuatro de estos instrumentos al país. Por esta razón, gana la fama como el pionero de los microscopios en Venezuela.

Su regreso a Venezuela

Regresa de Europa en 1891 y funda el Instituto de Medicina Experimental, el Laboratorio del Hospital Vargas y varias cátedras de Medicina, entre ellas Histología Normal y Patológica; Fisiología Experimental y Bacteriología.

Este hecho es destacable, ya que fue la primera que se fundó en América, impulsando la renovación y el progreso de la ciencia venezolana. Además, que perfecciona el uso del microscopio.

Luego, en 1904 ingresa como Individuo de Número a la Academia Nacional de Medicina como uno de sus Fundadores, Sillón XXVIII. Fue uno de sus 35 primeros Miembros.

José Gregorio como docente

En 1911, el doctor Hernández, se acogía a un esquema según el cual la enseñanza de la medicina era concebida teniendo muy en cuenta que las lecciones orales debían hacerse complementadas con pruebas experimentales específicas. De manera que el estudiante pudiera integrar en una sola síntesis formativa la teoría y la práctica.

Se sabe que los días lunes y viernes dictaba las lecciones teóricas; los martes y jueves la lección experimental, y los miércoles enseñaba las cuestiones prácticas relativas al uso del microscopio, los métodos del cultivo y las técnicas para adiestrar a los alumnos en la disociación de los tejidos y la preparación de muestras.

En 1912 presenta un brillante trabajo sobre Fiebre Amarilla en la Academia de Medicina. Estudia el flagelo de la bilharzia entre nosotros y le dedica un sólido trabajo, de gran importancia sanitaria, donde alerta sobre la importancia de la terrible endemia poniendo en evidencia su extensión en el territorio nacional.

José Gregorio Hernández y su Devoción

  1. No sólo fue un gran investigador y un prodigioso médico, sino un gran devoto. En su historia siempre ha destacado esta devoción con la que atendía a sus pacientes.
  1. Era un hombre humanitario y caritativo, razón por la cual le era muy fácil sentir empatía por las personas que atendía. Se sabe que en ocasiones no cobraba las consultas a sus pacientes cuando ellos no podían hacerlo y hasta les compraba medicamentos.
  1. Nunca dejó de atender pacientes y de velar por la salud de las personas a su cargo. labor que continuó literalmente hasta el último día de su vida.

Su muerte

El 29 de junio de 1919 fallece José Gregorio Hernández. Este día, él se levantó temprano, fue a la misa dominical y luego pasó a ver a algunos enfermos de la parroquia. Durante el mediodía en la parroquia La Pastora, el “Médico de los pobres” fue impactado por un auto marca Hudson conducido por el caraqueño Fernando Bustamante Morales, mecánico y vecino de la zona.

El conductor, junto a un acompañante, lo trasladaron al Hospital Vargas. Sin embargo, Hernández falleció después de llegar al centro asistencial. La causa de la muerte se debió por traumatismo de cráneo en región parietal izquierda con fatal irradiación hacia la base.

Luego, se realizaron honras en la Catedral, donde el Arzobispo quien presidió los solemnes oficios de Deán y Cabildo. Llevado en hombros al Cementerio por el pueblo que así lo reclamó en un unísono grito “El Dr. Hernández es nuestro”

Un detalle interesante es que, la madre del conductor del vehículo había sido paciente de José Gregorio, al igual que sus hermanas, las cuales habían sido curadas de lepra por él. Conoce que dijeron algunos ilustres sobre su muerte aquí

José Gregorio Hernández y su Santificación

En 2019, la causa de santificación del Dr. José Gregorio Hernández, abierta por la Iglesia católica en 1949, cumplió 70 años. Sin embargo, desde su muerte millones de venezolanos le rezan y adjudican favores de sanación. Además, es considerado por la Iglesia un modelo de cristiano ejemplar, por la labor que ejerció a favor de la ciencia, la fe y la atención de los más necesitados.

Dentro del camino a su santificación, el Vaticano lo declaró “venerable” el 16 de enero de 1986 en 1986. La Santa Sede declaró al venezolano, en 1972, “Siervo de Dios”, primer título que se otorga a una persona postulada a un proceso de canonización.

​El 19 de junio de 2020, luego de más de 70 años de iniciado el proceso de beatificación, el Papa Francisco aprobó el decreto que reconoce el milagro atribuido al venerable Doctor José Gregorio Hernández, que abre el paso a la futura beatificación. ​La Iglesia estima ceremonia de beatificación de José Gregorio Hernández para el primer trimestre del 2021.

Otros datos Curiosos de José Gregorio Hernández

  1. La Academia Nacional de Medicina de Venezuela tiene una beca en honor a su trabajo.
  2. En 1974, la institución científica creó un reconocimiento denominado “José Gregorio Hernández”, el cual le tiene como objetivo ofrecer a los médicos beneficiarios cursos de postgrado en los campus de Oxford y Cambridge, ambos ubicados en el Reino Unido. La beca se estuvo otorgando hasta 1995. En 2018 fue retomada por la Academia, en alianza con el Pembroke College de la Universidad de Cambridge. Actualmente, está disponible no solo para galenos sino para profesionales del área de la salud.
  3. Era políglota: dominaba el español, francés, alemán, inglés, italiano, portugués y comprendía el latín.
  4. Es considerado Fundador de la Bacteriología en Venezuela.
  5. Durante los 23 años en que ejerció efectivamente la docencia universitaria, el doctor dictó un total de 32 cursos, en asignaturas de su competencia, con asistencia de 694 estudiantes.
  6. Su obra científica escrita, fue escasa. Comienza en 1893 con trabajos en la recién fundada Gaceta Médica de Caracas. En 1896 publicó su libro Elementos de Bacteriología. En 1912 cinco obras sobre temas religiosos, bellas artes, biografías y el más reconocido de todos Elementos de Filosofía.
  7. La esquina del caraqueño barrio de la Pastora es hoy el escenario de pinturas e inscripciones en su honor y muchos de quienes pasan por allí a diario se santiguan al hacerlo.

¿Sabías su historia? Gracias por leernos

Lee más sobre 18 Datos del Nazareno de San Pablo

2 comentarios en «José Gregorio Hernández: su Historia»

  • karen

    QUE BONITO SABER QUE SOY DE UN PUEBLO SAGRADO

    Responder
    • Por Una Venezuela Posible

      🙂

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *